Proyecto Rompecabezas

Un lugar para la Ciencia, la Creencia, y las Reflexiones.

Guerra, Racismo y el Imperio de la Pobreza

Posted by Pelao en 13 octubre, 2010

Cuando el Imperio golpea en Casa

Primera Parte (2, 3, 4)

En un momento de gran turbulencia internacional tanto económica como política, es cada vez más importante identificar y comprender la dinámica social de la crisis. Una crisis social ha precedido durante mucho tiempo a la crisis económica, y sólo la ha exacerbado. La gran vergüenza de la civilización humana es el hecho de que más de la mitad de ella vive en la pobreza abismal.

La pobreza no es simplemente una cuestión de “mala suerte”, es el resultado de factores socio-político-económicos que permiten a muy pocas personas en el mundo controlar tanta riqueza y tantos recursos, mientras muchos se quedan con tan poco. El sistema capitalista mundial fue construido en base a guerra, raza, e imperio. Malcolm X declaró una vez: “No se puede tener capitalismo sin racismo”.

La economía política global es un sistema que enriquece a unos pocos a expensas de la inmensa mayoría. Esta explotación se organiza a través del imperialismo, la guerra y la construcción social de la raza. Es de vital importancia abordar la relación entre guerra, pobreza y raza en el contexto de la actual crisis económica global. Las naciones occidentales han saqueado al resto del mundo durante siglos, y ahora el gran imperio está golpeando en casa. Lo que se hizo en el extranjero viene a casa a descansar.

La Construcción Social de la ‘Raza’

500 años atrás, el mundo está atravesando transformaciones masivas, donde españoles, portugueses, franceses y británicos colonizaron el “Nuevo Mundo” en aquel tiempo y un nuevo sistema de “capitalismo” y “estados nacionales” comenzó a emerger. El mundo estaba en una gran etapa de transición y cambio sistémico donde los europeos emergieron como el poder mundial dominante. Las colonias en las Américas requerían de mano de obra masiva, “Entre 1607 y 1783, más de 350.000 trabajadores “blancos” atados llegaron a las colonias británicas.” [1]

Las Américas tenían negros y blancos no-libres, con los negros constituyendo una minoría, sin embargo, “ejerciendo los derechos fundamentales de la ley.” [2] Los problemas llegaron en forma de élites tratando de controlar a la clase trabajadora. Los esclavos estaban constituidos por trabajadores indígenas, blancos y negros; sin embargo, surgieron problemas con esta población “mezclada” de mano de obra no-libre. El problema con los trabajadores indios era que conocían la tierra y podían escapar a territorios “sin descubrir”, y la esclavitud a menudo instigaba rebeliones y guerra:

Los costos sociales de tratar disciplinar a la mano de obra nativa no-libre habían sido demasiado altos. Los nativos finalmente serían eliminados de manera genocida, una vez que los asentamientos de población y el poder militar hicieron la victoria más o menos segura; por el momento, sin embargo, tenían que encontrarse diferentes fuentes de trabajo forzado [3]

Entre 1607 y 1682, más de 90.000 inmigrantes europeos, “tres cuartas partes de ellos trabajadores de pertenencia personal, fueron llevados a Virginia y Maryland.” Tras el establecimiento “de la Real Compañía Africana en 1672, se consiguió un suministro constante de esclavos africanos.” Los problemas se extremaron, sin embargo, puesto que las clases más bajas tendían a ser muy rebeldes, las que consistían de “una amalgama de sirvientes y esclavos, de blancos y negros pobres, de hombres libres y deudores sin tierras.” Las clases bajas se unieron en oposición a las élites de oprimirlo, independientemente de su origen. [4]

La Rebelión de Bacon de 1676 fue de particular interés, donde trabajadores forzados, blancos y negros, se rebelaron contra las elites locales y “exigieron libertad de la servidumbre en propiedad.” Para los colonialistas, “Estas imágenes de un levantamiento conjunto de esclavos negros y blancos, resultaron traumáticas. Frente a una rebelión unida de las clases bajas, la burguesía colonizadora entendió que todo su sistema de explotación y privilegios coloniales estaba en riesgo.” [5]

En respuesta a esta amenaza, la élite “relajó la servidumbre” de los trabajadores blancos, e “intensificó los lazos de la esclavitud negra”, y, posteriormente, “introdujo un nuevo régimen de opresión racial. De este modo, se creó efectivamente la raza blanca – y con ella la supremacía blanca”. [6] Así, “las condiciones de los siervos blancos y negros comenzaron a divergir considerablemente después de 1660”. Después de esto, la legislación separaría la esclavitud blanca de la negra, prevendría los matrimonios “mixtos”, y trataría de impedir la procreación de niños “mestizos”. Mientras que antes de 1660, muchos esclavos negros no eran contratados de por vida, esto cambió cuando ley colonial crecientemente “impuso la servidumbre de por vida a los funcionarios negros – y, de especial importancia, la maldición de la servidumbre de por vida para su descendencia.” [7]

Una característica central de la construcción social de esta brecha racial es “la negación del derecho a voto”, puesto la mayoría de las colonias angloamericanas antes permitían votar a los negros libres, pero esto fue cambiando lentamente en todas las colonias. La clase dominante de Estados Unidos estuvo esencialmente “inventando la raza”. Por lo tanto, “La libertad se identificó cada vez más con la raza, no con la clase.” [8]

Es por ello que surgió la idea de raza y más tarde, la “ciencia racial”, cuando la eugenesia se convirtió en la ideología dominante de las elites occidentales, tratando de “probar” científicamente la superioridad de los “blancos” y la “inferioridad” de los “negros”. Esto llevaría a una naturaleza dual de justificar la dominación blanca, así como proporcionaba una justificación y una excusa para oprimir a los pueblos negros, y de hecho, a personas de todas las “razas”. Esto fue especialmente claro a finales de 1800 y principios del 1900 cuando los imperios europeos desarrollaron la “Lucha por África” en la que colonizaron todo el continente (excepto Etiopía). Fue justificada en gran medida como una misión “civilizadora”; sin embargo, se trataba fundamentalmente de acceder a los vastos recursos de África.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el poder mundial descansó principalmente en los Estados Unidos, la principal potencia hegemónica, expandiendo los intereses económicos de América del Norte y Europa Occidental en todo el mundo. La guerra, imperio, y el racismo han sido elementos centrales de esta expansión. En gran parte, pobreza ha sido el resultado. Ahora, el imperio golpea en casa.

Trabajo Global

El mundo tiene casi 6.800 millones de personas, la mitad de ellas mujeres. La economía mundial posee una fuerza laboral de 3.184 millones de personas; de todas las personas empleadas en el mundo, el 40% son mujeres. Mientras que el mundo es igual en hombres y mujeres, 1.800 millones de hombres están empleados, frente a 1.200 millones de mujeres. La población de personas en empleos de baja remuneración, largas horas, y trabajos a medio tiempo son en su mayoría mujeres. [9]

Pobreza y Riqueza Global

En 1999, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) informó que, “Aunque 200 millones de personas vieron disminuir sus ingresos entre 1965 y 1980, más de 1000 millones de personas experimentaron un descenso desde 1980 hasta 1993.” En 1996, 100 países estaban peor que 15 años antes.” En la década de 1960, “la gente en los países ricos vivía 30 veces mejor que la de los países más pobres, donde vive el 20 por ciento de la población mundial. En 1998, esta brecha se había ampliado a 82 veces (desde 61 veces en 1996).” Desde 1998, “3000 millones de personas viven con menos de 2 dólares por día, mientras que 1.300 millones sobreviven con menos de 1 dólar por día. El setenta por ciento de quienes viven con menos de 1 dólar al día son mujeres” [10]

Las élites y académicos, así como importantes movimientos sociales en los países occidentales se centran en el crecimiento de la población como el conductor de la pobreza mundial, continuando donde se quedaron los maltusianos; la pobreza se convierte en un problema causado por el “crecimiento de la población” en vez de un problema causado por la riqueza y la distribución de los recursos. En 2003, un informe del Banco Mundial reveló que, “una minoría de la población mundial (17%) consume la mayor parte de los recursos del mundo (80%), dejando a casi 5 mil millones de personas viviendo con el 20% restante. Como resultado, miles de millones de personas viven sin las necesidades más básicas de la vida – comida, agua, vivienda y sanidad.” Además:

1200 millones (20%) de la población mundial viven con menos de un dólar por día, otros 1800 millones (30%) vive con menos de 2 dólares al día, 800 millones se acuestan con hambre cada día, y entre 30.000 y 60.000 mueren cada día de hambre. La historia es la misma, cuando se trata de otras necesidades como agua, vivienda, educación, etc. Por otro lado, tenemos una creciente acumulación de riqueza y poder, donde 500 billonarios poseen 1900 millones de dólares en activos, una suma mayor que el ingreso de los 170 países más pobres del mundo [11].

Otras cifras del informe del Banco Mundial incluyen el hecho de que “los 358 billonarios del mundo poseen activos que superan los ingresos anuales combinados de los países con el 45 por ciento de la población mundial”, y “El Producto Interno Bruto (PIB) de las 48 naciones más pobres (es decir, una cuarta parte de los países del mundo) es menor que la riqueza de las tres personas más ricas del mundo combinadas.” Aunque parezca increíble, “Unos pocos centenares de millonarios ahora poseen más riqueza que los 2500 millones de personas más pobres del mundo.” [12]

En lo que respecta a las estadísticas de la pobreza y el hambre, “Más de 840 millones de personas en el mundo están desnutridas – 799 millones de ellos son del mundo en desarrollo. Tristemente, más de 153 millones de ellos son menores de 5 (la mitad de la población total de Estados Unidos).” Además, “Cada día, 34.000 niños menores de cinco años mueren de hambre o de otras enfermedades relacionadas con el hambre. Esto se traduce en 6 millones de muertes al año.” Eso equivale a un “Holocausto del Hambre” teniendo lugar cada año. A partir de 2003, “De 6.200 millones de personas que viven hoy en día, 1.200 millones viven con menos de 1 dólar por día. Casi 3.000 millones de personas viven con menos de 2 dólares al día.” [13]

En 2005, según estadísticas del Banco Mundial, “Más de la mitad de la población mundial vive por debajo del umbral de pobreza definido internacionalmente de menos de 2 dólares estadounidenses al día,” y “Casi un tercio de los habitantes rurales en todo el mundo no tienen acceso seguro al agua potable.” [14]

En 2006, un innovador y completo informe publicado por el Instituto Mundial de Investigaciones de Economía de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU-WIDER) informó que, “El 2% de los adultos más ricos del mundo posee más de la mitad de la riqueza familiar mundial”. Una estadística muy alarmante fue que:

El 1% más rico de adultos poseía por si solo el 40 % de los activos globales en el año 2000, y el 10 % más rico de los adultos era responsable del 85% del total mundial. En contraste, la mitad inferior de la población adulta del mundo sólo es dueña del 1% de la riqueza mundial. [15]

Vale la pena repetirlo: el 1% posee el 40% de los activos globales, el 10% posee el 85% de los activos mundiales, y la parte inferior del 50% posee un 1% de los activos globales.

El Informe de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU de 2009 señaló que a raíz de la crisis económica global y la crisis alimentaria global que precedió y continuó durante la crisis económica, el progreso hacia los objetivos de reducción de la pobreza son “amenazados por el crecimiento económico lento – o incluso negativo -, recursos disminuidos, oportunidades comerciales menores para los países en desarrollo, y posibles reducciones en los flujos de ayuda de las naciones donantes.” [16]

El informe de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) señala que en 2009, “se estima que entre 55 a 90 millones de personas más vivirán en la pobreza extrema que lo previsto antes de la crisis”. Además, “la alentadora tendencia en la erradicación del hambre de principios de los años 1990 se invirtió en 2008, en mayor medida debido a los precios de los alimentos”. El hambre en las regiones en desarrollo ha aumentado al 17% en 2008, y “los niños se llevan la carga más pesada.” [17]

En abril de 2009, una importante organización de caridad global, Oxfam, informó que entregar un par de los trillones de dólares para rescatar a los bancos podría haber sido suficiente “para acabar con la pobreza extrema durante 50 años.” [18] En septiembre de 2009, Oxfam informó que la crisis económica “está llevando a la pobreza a 100 personas por minuto”. Oxfam señaló que, “Los países en desarrollo a lo largo del globo están luchando para responder a la recesión mundial que sigue barriendo con los ingresos, destruyendo empleos y ha contribuido a arrastrar el número total de personas hambrientas en el mundo por encima de mil millones.” [19]

La crisis financiera ha afectado al mundo ‘en desarrollo’ más duramente que a las naciones occidentales del mundo desarrollado. La ONU informó en marzo de 2009 que, “La disminución del crecimiento en 2009 significará un costo de 390 millones de personas en el África Subsahariana viviendo en la extrema pobreza con alrededor de $ 18 mil millones, o $ 46 dólares por persona”, y “Esta pérdida proyectada representa el 20 por ciento del ingreso per cápita de los pobres de África – una cifra que empequeñece las pérdidas sufridas en el mundo desarrollado.” [20]

Mientras que las regiones más ricas del mundo están en América del Norte, Europa y el Asia-Pacífico, respectivamente, la gran mayoría del resto del mundo vive en una situación de pobreza grave. Esta disparidad tiene un “código de colores” también; mientras la parte superior, el mundo rico, es blanco, el mundo pobre, la gran mayoría de la población mundial, son personas de color. Esta disparidad se ve aún más polarizada cuando se incluye el género, ya que la mayoría de los ricos son hombres, mientras que la mayoría de las pobres son mujeres. Esta disparidad de escala global se trasladada a una escala nacional a los Estados Unidos.

Raza y Pobreza en Estados Unidos

En los últimos meses de la vida, Martin Luther King centró su atención en la lucha contra la pobreza. Hoy en día, “Lamentablemente, en la medida que el país ha avanzado en materia de derechos civiles, más de estadounidenses viven en la pobreza hoy que durante el tiempo de vida de King. Cuarenta millones de personas, el 13% de la población, actualmente están por debajo del umbral de la pobreza.” En 1967, King escribió:

En el tratamiento de la pobreza a nivel nacional, un hecho se destaca. Hay dos veces más blancos pobres que negros pobres en los Estados Unidos. Por lo tanto no voy a detenerme en las experiencias de la pobreza que se derivan de la discriminación racial, sino que discutiré la pobreza que afecta a blancos y negros por igual [21].

En la actualidad, “más blancos que negros efectivamente viven en la pobreza, pero una mayor proporción de minorías están por debajo del umbral de la pobreza, incluyendo el 25% de los negros y el 23% de los latinos (en comparación con el 9% de los blancos). Los puestos de trabajo estable, la vivienda digna, educación integral y una atención sanitaria adecuada son todavía desiguales, inadecuados y, en muchos casos, no están disponibles.” King escribió, “La maldición de la pobreza no tiene justificación en nuestra época. Ha llegado el momento para que nos civilicemos por la abolición total, directa e inmediata de la pobreza.” [22]

En 1995, “una investigación de la Reserva Federal descubrió que la riqueza del uno por ciento de los estadounidenses es mayor que la del 95 por ciento inferior.” Además, “las proyecciones de riqueza a lo largo de 1997 indican que el 86 por ciento de las ganancias del mercado de valores entre 1989 y 1997 fueron al diez por ciento de los hogares mientras que al 42 por ciento le llegó el uno por ciento.” [23]

La disparidad de riqueza no es daltónica. A partir de 1998, “La riqueza neta de las familias modestas blancas fue 8 veces mayor que la de las afro-americanas y 12 veces mayor que la de las hispanas. La riqueza financiera media de los afro-americanos (con valor neto menos la garantía hipotecaria) fue de 200 dólares (un uno por ciento de los 18.000 para los blancos), mientras que la de los hispanos fue cero.” Además, “la deuda de los hogares se elevó como porcentaje del ingreso personal del 58 por ciento en 1973 a un estimado de 85 por ciento en 1997.” [24]

En 2000, un estudio de una importante universidad reveló que los pobres tenían más probabilidades de ser auditados por el IRS que los ricos. [25] En diciembre de 2009, el Seattle Times publicó un artículo en el que cuentan la historia de Raquel Porcaro, de 32 años – madre de dos niños. Ella fue citada por el IRS poco antes en 2008, cuando le señalaron que estaba siendo auditada. Cuando se le preguntó por qué, le dijeron, “Usted tiene dieciocho mil, y nuestros datos muestran que una familia de tres miembros necesita por lo menos treinta y seis mil para salir adelante en Seattle.” Por lo tanto, “pensaron que ella debía tener ingresos no declarados. Que estaba ocultando algo. Básicamente estaban auditándola por no tener suficiente dinero.” [26]

El reportero del Seattle Times escribió que, “Se estima que 60.000 personas en Seattle viven por debajo del umbral de pobreza – lo que significa que ganan 11.000 dólares o menos por individuo o $ 22,000 para una familia de cuatro. ¿El IRS los apuntó al escrutinio simplemente porque son pobres?” El se puso en contacto con la oficina local del IRS con esa pregunta; ellos le contestaron “que no podían comentar por razones de privacidad.” Lo que siguió a la auditoría inicial fue aún peor:

Ella tuvo una odisea de un año de duración en las fauces del IRS. Después de que le dijeran que no podría sobrevivir en Seattle con tan poco, se le notificó que su rentabilidad para 2006 y 2007 se había encontrado “deficiente”. Ella le debía al gobierno más de 16.000 dólares – casi un año entero de pagos.

[…] No todos los retornos de Rachel eran tan complicados. El asunto, sin embargo, era que ella y sus dos hijos, de 10 y 8, estaban todos viviendo en la casa de sus padres en Rainier Beach (que paga 400 dólares al mes de alquiler). Entonces el IRS, concluyó que no estaba contribuyendo a sus hijos y por lo tanto no podía reclamarlos como cargas [27].

Un amigo de la familia que era contador determinó que el IRS se equivocó en su interpretación de la ley tributaria; “Envió las citas de código necesarias y esperaba que fuera el final de eso.” Pero la historia no había terminado: “En su lugar, el IRS respondió con lanzando una auditoría a los padres de Rachel.” Rachel dijo: “Estamos sobreviviendo como una tribu. Parece que fuéramos castigado por eso.” [28]

La fiscalidad es una cuestión importante en relación a la pobreza. Un importante informe publicado en noviembre de 2009 reveló que el estado de “Alabama hace que las familias que viven en la pobreza paguen mayores impuestos a la renta que cualquier otro estado.” Por lo tanto, “en los de ingresos más bajos, tenemos algunos de los impuestos más altos en la nación porque nuestro sistema está al revés.” [29]

En noviembre de 2009, fueron reveladas impresionantes estadísticas como una verdadera prueba de la pobreza en Estados Unidos:

Con el uso de cupones para alimentos en niveles récord y subiendo cada mes, un programa alguna vez despreciado como un sistema de bienestar fallido ahora ayuda a alimentar a uno de cada ocho estadounidenses y uno de cada cuatro niños.

Ha crecido tan rápidamente en lugares tan diversos que se ha vuelto tan común como las provisiones que compran. Más de 36 millones de personas utilizan discretas tarjetas de plástico para alimentos básicos como la leche, el pan y el queso, buscándolos en los mostradores de ciudades arruinadas y en suburbios salpicados con carteles de embargos hipotecarios.

Prácticamente todos tienen ingresos cerca o por debajo del umbral de pobreza federal, pero sus filas eclécticas testimonian la amplia gama de personas que luchan con las necesidades básicas. Se incluyen madres solteras y parejas casadas, los recién desempleados y los pobres crónicos, beneficiarios de larga data de los cheques de asistencia social, y trabajadores cuyo horario reducido o escasos salarios dejan las despensas vacías [30].

El programa de cupones de alimentos está creciendo a un ritmo de 20.000 personas por día, en tanto que “Hay 239 condados en los Estados Unidos, donde por lo menos una cuarta parte de la población recibe cupones de alimentos”, y “En más de 750 condados, el programa contribuye a la alimentación uno de cada tres negros. En más de 800 condados, ayuda a alimentar a uno de cada tres niños.” Además, “los cupones de alimentación alcanzan a cerca de dos tercios de las personas con derecho” a nivel nacional. [31] Por lo tanto, potencialmente existen 18 millones de estadounidenses más con derecho a usar cupones de alimentos, lo que haría que la cifra se elevase a 54 millones de dólares.

En 2008, ciudades de carpas [tent cities] empezaron a aparecer en los alrededores de ciudades por todo Estados Unidos, cuando la población sin hogar creció rápidamente como nunca antes. [32] The Guardian informó en marzo de 2009 que, las ciudades de carpas que recuerdan a las “Hoovervilles” de la Gran Depresión han estado apareciendo en ciudades de Estados Unidos – de Reno en Nevada a Tampa en Florida – mientras los embargos hipotecarios y los despidos obligan a las familias de clase media a irse de sus casas.” [33]

Un artículo de abril de 2009 en el periódico alemán Der Spiegel publicó un informe sobre la clase media estadounidense arrastrada a la pobreza, donde los autores escribieron, “La crisis financiera en Estados Unidos ha provocado una crisis social de dimensiones históricas. Cocinas de sopa repentinamente tienen gran demanda y ciudades de carpas están apareciendo a la sombra de las brillantes torres de oficinas.” Además:

La pobreza como fenómeno de masas está de vuelta. Cerca de 50 millones de estadounidenses no tienen seguro médico, y más personas se suman a sus filas todos los días. Más de 36 millones de personas reciben cupones de alimentos, y 13 millones están desempleados. La población sin hogar está creciendo junto con un rápido aumento en la tasa de embargos hipotecarios, que fue un 45 por ciento más alto en marzo de 2009 de lo que era en el mismo mes del año anterior.

[…] La crisis en el tercio inferior de la sociedad se ha convertido en una amenaza existencial para algunos estadounidenses. Muchas cocinas de sopa se están alejando de los hambrientos, e incluso las nuevas instalaciones construidas a toda prisa para albergar a personas sin hogar son a menudo insuficientes para satisfacer la creciente demanda.

Muchas empresas privadas en todo Estados Unidos están retirando sus fondos para proyectos de bienestar social. Irónicamente, su generosidad se acaba justo mientras la pobreza de masas está regresando a Estados Unidos [34].

También se informó que el crimen va en aumento a un ritmo dramático. Un criminólogo explicó que en la perspectiva de más estadounidenses luchando en tiempos económicos duros, “El sueño americano para ellos es una pesadilla, y la tierra de las oportunidades no es más que una broma cruel.” Las estadísticas confirmaron sus predicciones de un aumento del crimen relacionado con la crisis, cuando abril de 2009 fse convirtió en “uno de los meses más sangrientos de en historia criminal de Estados Unidos.” Un profesor de criminología señaló, “Nunca he visto un número tan grande (de asesinatos) en un período tan corto de tiempo involucrando tantas víctimas.” [35]

En medio de la euforia por la percibida recuperación económica, que todavía tiene que “salpicar” a la población, las ciudades de carpas no han desaparecido. A fines de febrero de 2010, se informó que, “Sólo a una hora de Nueva York, una próspera ciudad de carpas da hogar a los refugiados de la crisis económica.” Mucha gente en la pobreza “se ha vuelto tan desesperada que ha tenido que entrar en el bosque.” Una mujer en esta ciudad de carpas forestales fuera de Nueva York había estado viviendo allí durante dos años. Ella dijo: “Acabo de salir del divorcio. Y fue un mal divorcio. Y terminé aquí, sin hogar aquí. “[36]

Rob, de 21 años de edad, quien fue despedido cuando comenzó la Gran ‘Recesión’, es el hombre más joven sin hogar que vive en el campamento del bosque. Dijo que lo peor es la vergüenza, “La vergüenza de caminar fuera de aquí, los coches que pasan te ven y saben quién eres. La vergüenza de caminar a la ciudad y que la gente te observe sucio sólo por la forma en que estamos obligados a vivir.” [37]

Mientras muchos millones más están sumiéndose en la pobreza, las disparidades internas de raza, sexo y edad aún persisten. En noviembre de 2009, se informó de que la tasa de desempleo para los hombres negros de 16 a 24 años de edad había alcanzado proporciones de la Gran Depresión, ya que el 34,5% de los jóvenes negros estaban desempleados en octubre de 2009, “más de tres veces la tasa para la población general de Estados Unidos.” Además:

La tasa de desempleo para jóvenes y mujeres negros es del 30.5 por ciento. Para los jóvenes negros – que los expertos dicen, tienen más probabilidades de crecer en barrios pobres racialmente aislados, asistir a mediocres escuelas públicas y experimentar discriminación – la raza parece ser estadísticamente un factor más importante en su desempleo que la edad, los ingresos o incluso la educación. Los adolescentes blancos de bajos ingresos tenían más probabilidades de encontrar trabajo que los adolescentes negros de mayores ingresos, de acuerdo al Centro para Estudios del Mercado Laboral en la Universidad Northeastern, e incluso los negros que se gradúan de la universidad sufren de falta de trabajo al doble de la tasa de sus pares blancos. [38]

Otro dato sorprendente del informe es que, “la mujer joven negra tiene una tasa de desempleo del 26,5 por ciento, mientras que la tasa para todas las mujeres de 16 a 24 años de edad es del 15.4 por ciento.” El hecho de que estas sean las estadísticas para la gente joven es especialmente preocupante, ya que “las consecuencias pueden ser de larga duración”:

Esta podría ser la primera generación que no mantendrá el nivel de vida de sus padres. Los jóvenes sin empleo tienen más probabilidades de terminar como veinteañeros sin trabajo. Una vez forzados a los márgenes, probablemente no lo lograrán financieramente durante muchos años. Ese es el caso, incluso para jóvenes de todos los grupos étnicos que se gradúan de la universidad [39].

Con la pobreza, aumenta la escasez de alimentos. Mientras muchos estadounidenses y personas de todo el mundo han sentido los efectos de la recesión en sus comidas diarias, la disparidad de raza persiste en esta faceta, donde “uno de cada cuatro hogares afro-americanos lucha para poner comida en la mesa sobre una base regular, en comparación con cerca de uno de cada siete hogares a nivel nacional.” Además, “el 90 por ciento de los niños afroamericanos recibirá beneficios de cupones de comida al momento de cumplir 20 años.” [40]

En marzo de 2010, fue presentado un informe realmente asombroso de un importante grupo de investigación económica donde se concluyó que, “Las mujeres de todas las razas traen al hogar menos ingresos menos y menos activos propios, en promedio, que los hombres de la misma raza, pero para las mujeres negras solteras las disparidades son tan abrumadoramente grandes que incluso en sus primeros años de trabajo la cantidad de riqueza media es de sólo 5 dólares.” Vamos a repasar de nuevo:

Mientras las mujeres blancas solteras en la flor de sus años de trabajo (entre 36 y 49 años) tienen una riqueza media de 42.600 dólares (aún sólo el 61 por ciento de sus contrapartes varones blancos solteros), la riqueza media de las mujeres negras solteras es de sólo 5 dólares. [41]

El organismo de investigación analizó los datos de la Encuesta de Finanzas del Consumidor de la Reserva Federal de 2007. La riqueza o patrimonio neto, en el informe, se define como:

El total de sus activos – en efectivo en el banco, acciones, bonos y bienes raíces, menos las deudas – hipotecas, préstamos para automóviles, tarjetas de crédito y préstamos estudiantiles. Los datos financieros más recientes fueron recogidos antes de la crisis económica, por lo que los números actuales probablemente son peores ahora que en el momento del estudio [42].

El estudio reveló además que, “Para todas las mujeres negras trabajadoras – entre 18 y 64, la situación financiera es sombría. Su riqueza familiar promedio es de sólo 100 dólares. Las mujeres hispanas en ese grupo de edad tienen una riqueza media de 120 dólares.” Las mujeres negras tienen más probabilidades de ser golpeadas con la responsabilidad de trabajar y criar a los hijos por su cuenta:

En un estudio realizado en 2008 sobre mujeres negras y su dinero, la Fundación ING encontró que las mujeres negras – que con frecuencia gestionan los activos de sus hogares – apoyan financieramente a amigos, familiares e iglesias en un grado mucho mayor que la población general.

También tienen más probabilidades de ser empleadas en trabajos e industrias – como empleos en servicios – con salarios más bajos y menos acceso a seguros de salud. Y cuando sus días de trabajo se acaban, la mayoría se sustenta en mayor medida por la Seguridad Social, ya que es menos probable que posean ahorros personales, cuentas de jubilación o pensiones de empresa. Sus beneficios de Seguro Social podrían ser inferiores, también, a causa de sus bajos ingresos [43].

Los jóvenes pobres de Estados Unidos son también objeto de manera desproporcionada de la exacerbación racial de su situación social. En Estados Unidos, “más de la mitad de todos los adultos jóvenes desertores escolares están sin empleo. Y los desertores escolares están en mayor riesgo de ser encarcelados y tener peor salud física y mental que los que se gradúan.” Una vez más, la disparidad racial emerge, donde los “jóvenes pobres y las minorías tienen menos probabilidades de graduarse de la secundaria que los niños blancos.”

Un informe publicado en octubre de 2009 por el Centro Nacional de Estadísticas de Educación señala que el 59,8 por ciento de los negros, el 62,2 por ciento de los hispanos, y 61,2 por ciento de los indios americanos se graduaron de la escuela secundaria pública en cuatro años con un diploma regular en el año escolar 2006-2007 en comparación con 79,8 por ciento de los blancos y 91,2 por ciento de los asiáticos e isleños del Pacífico. Las tasas de deserción escolar en negros e hispanos fueron más del doble de las de los jóvenes blancos. [44]

Muchos jóvenes luego incursionan en la delincuencia para sobrevivir. Es aquí donde otra división racial asoma su cabeza en un claro ejemplo de cómo la justicia no es ciega, sino que ve en tecnicolor. La tasa de encarcelamiento, es decir, la tasa de prisión de los estadounidenses tiene código de colores. Los hombres negros son encarcelados “a una tasa que es superior en 6 veces a la de los hombres blancos.” Mientras los estadounidenses negros constituyen el 13% de la población estadounidense, representan el 40% de la población carcelaria estadounidense. Mientras tanto, los blancos que constituyen el 66% de la población estadounidense, sin embargo, son sólo el 34% de la población carcelaria. Los hispanos constituyen el 15% de la población estadounidense, y representan el 20% de la población carcelaria [45].

Los jóvenes pobres son objeto de más insultos, como en un nuevo estudio financiado con fondos federales de drogas se revelara una disparidad alarmante y desoladora: a los niños pobres que dependen de Medicaid, un programa de salud del gobierno para las familias de bajos ingresos, “se les dan poderosos medicamentos antipsicóticos a una tasa cuatro veces mayor que los niños cuyos padres tienen un seguro privado.” Además, estos niños, los niños pobres, “son más propensos a recibir medicamentos para condiciones menos severas que sus contrapartes de clase media.” Un equipo de investigación de Rutgers and Columbia plantea la pregunta:

¿Los niños de muchas familias pobres reciben poderosas drogas psiquiátricas no porque realmente las necesitan – sino porque se considera la forma más eficiente y de costo efectivo para controlar problemas que pueden ser manejados de manera muy diferente en niños de clase media? [46]

Los efectos no son sólo psicológicos, puesto que “Los fármacos antipsicóticos pueden tener graves efectos secundarios físicos, causando el aumento de peso drástico y cambios en el metabolismo resultando en problemas físicos para toda la vida.” En última instancia, lo que la investigación concluyó fue que, “los niños con diagnósticos de trastornos mentales o problemas emocionales en familias de bajos ingresos son más propensos a recibir medicamentos en vez de terapia familiar o psicoterapia.”[47]

Un estudio publicado en el Canadian Journal of Psychiatry reveló que, “Los niños y los jóvenes con ciertos medicamentos antipsicóticos son más propensos a contraer diabetes y volverse obesos.” y que “la medicación tiene importantes y preocupantes efectos secundarios.” [48] En América, la prescripción de medicamentos anti-psicóticos a niños aumentó cinco veces entre 1995 y 2002 a alrededor de 2,5 millones [49].

Por lo tanto, tenemos una situación en la que los pobres son tratados de tal modo que se les deshumaniza totalmente, para privarlos no sólo de las necesidades de la vida, sino para luego usarlos de conejillos de Indias y castigarlos por su pobreza. Hubert Humphrey dijo una vez: “Una sociedad es en última instancia, juzgada por cómo trata a sus miembros más débiles y vulnerables.” ¿Cómo juzgaríamos a nuestras sociedades entonces?

Guerra y Pobreza

Es en nuestro propio perjuicio que fallamos en observar la relación entre la guerra y la pobreza tanto a nivel nacional y global. La guerra es la herramienta más violenta y opresiva utilizada por los poderosos para controlar a los pueblos y los recursos. La industria de la guerra da ganancias a muy pocos a expensas de la mayoría; no se limita a empobrecer a la nación que es atacada, sino que empobrece a la nación que está atacando.

En abril de 1967, un año antes de que Martin Luther King, Jr. fuera asesinado, pronunció un discurso titulado “Más Allá de Vietnam: Un tiempo para romper el silencio.” Este discurso es uno de los menos conocidos de King, pero sin duda, uno de sus más importantes. Mientras leer el texto del discurso no hace justicia a las palabras de la boca de King en su forma magnánima, vale la pena leerlo de todos modos. El Dr. King declaró que, “Llega un momento en que el silencio es traición. Ese tiempo ha llegado para nosotros en relación a Vietnam.” Sus palabras son tan importantes hoy en día como el día en que fueron pronunciadas, y vale la pena citarlo con cierta extensión:

Incluso cuando son presionados por demandas de verdad interna, los hombres no asumen fácilmente la tarea de oponerse a la política de su gobierno, especialmente en tiempos de guerra. El espíritu humano tampoco se mueve sin gran dificultad frente a toda la apatía de pensamiento conformista dentro de su propio seno y en el mundo que nos rodea. […]

En los últimos dos años, me he movido para romper la traición de mis propios silencios y hablar de los ardores de mi propio corazón, mientras pido la retirada radical desde la destrucción de Vietnam, muchas personas me han cuestionado acerca de la sabiduría de mi camino. En el centro de sus preocupaciones a menudo aparecía esta consulta grande y fuerte: ¿Por qué hablar de la guerra, Dr. King? ¿Por qué unirse a las voces de la disidencia? La paz y los derechos civiles no se mezclan, dicen. ¿No le hace daño a la causa de tu pueblo, se preguntan? Y cuando los oigo, aunque a menudo se entiende el origen de su preocupación, sin embargo, estoy muy triste, porque estas cuestiones significan que los inquisidores realmente no me conocen a mí, a mi compromiso o mi vocación. De hecho, sus preguntas indican que no conocen el mundo en el que viven.

[…] Yo sabía que Estados Unidos nunca invertiría los fondos o energía necesarios en la rehabilitación de sus pobres mientras aventuras como Vietnam continúan absorbiendo a los hombres y las habilidades y el dinero como un destructivo tubo de succión demoníaca. Así que me vi crecientemente obligado a ver la guerra como un enemigo de los pobres y atacarla como tal.

Quizás el reconocimiento más trágico de la realidad ocurrió cuando se hizo claro para mí que la guerra estaba haciendo mucho más que devastar las esperanzas de los pobres en el país. Envían a sus hijos y sus hermanos y sus esposos a luchar y morir en proporciones extraordinariamente altas en relación con el resto de la población. Estábamos agarrando al joven hombre negro que había sido discriminado por nuestra sociedad y enviándolo a ocho mil millas de distancia para garantizar libertades en el Sudeste Asiático que no había encontrado en el suroeste de Georgia y el este de Harlem. Así que hemos estado en varias ocasiones ante la cruel ironía de ver a niños negros y blancos en las pantallas de TV, matando y muriendo juntos por una nación que no ha podido sentarse junta en las mismas escuelas. Así que los vemos en brutal solidaridad quemando las chozas de un pueblo pobre, pero no nos damos cuenta de que nunca vivirían en la misma cuadra en Detroit. No podía permanecer en silencio frente a tan cruel manipulación de los pobres.

Mi tercera razón se mueve a un nivel aún más profundo de la conciencia, ya que surge de mi experiencia en los ghettos del Norte en los últimos tres años – especialmente en los últimos tres veranos. Como ya he caminado entre hombres desesperados, rechazados y jóvenes enojados les he dicho que los cócteles molotov y los fusiles no resolverían sus problemas. He tratado de ofrecerles mi más profunda compasión manteniendo al mismo tiempo mi convicción de que el cambio social es más significativo a través de la acción no violenta. Pero se preguntaron – y con razón – ¿qué pasa con Vietnam? Se preguntaron si nuestra propia nación no estaba usando dosis masivas de violencia para resolver sus problemas, para lograr los cambios que quería. Sus preguntas se hicieron sentir, y yo sabía que nunca más podría elevar mi voz contra la violencia de los oprimidos en los ghettos sin primero haber hablado claramente sobre el mayor proveedor de violencia en el mundo de hoy – mi propio gobierno. Por el bien de los niños, por el bien de este gobierno, por el bien de cientos de miles temblando bajo nuestra violencia, no puedo permanecer en silencio.

[…] En 1957, un sensible funcionario estadounidense en el extranjero, dijo que le parecía que nuestra nación estaba en el lugar equivocado de una revolución mundial. Durante los últimos diez años hemos visto surgir un patrón de supresión que ahora ha justificado la presencia de “asesores” militares estadounidenses en Venezuela. Esta necesidad de mantener la estabilidad social para nuestras inversiones cuenta en la acción contrarrevolucionaria de las fuerzas estadounidenses en Guatemala. Te dice por qué los helicópteros norteamericanos están siendo utilizados contra las guerrillas en Colombia y por qué el napalm estadounidense y las fuerzas de boinas verdes ya están activas contra los rebeldes en Perú. Es con ese tipo de actividad que las palabras del fallecido John F. Kennedy regresan para espantarnos. Hace cinco años dijo: “Los que hacen imposible la revolución pacífica harán inevitable la revolución violenta.”

Crecientemente, por elección o por accidente, este es el papel que ha tenido nuestra nación – el papel de los que hacen imposible la revolución pacífica, al negarse a renunciar a los privilegios y los placeres que provienen de los inmensos beneficios de la inversión en el extranjero.

Estoy convencido que si nosotros estamos del lado correcto de la revolución mundial, nosotros, como nación debemos pasar por una revolución radical de valores. Rápidamente se debe comenzar el cambio desde una sociedad orientada a objetos a una sociedad orientada a las personas. Cuando las máquinas y las computadoras, el afán de lucro y los derechos de propiedad son considerados más importantes que las personas, los gigantescos trillizos del racismo, el materialismo y el militarismo son incapaces de ser conquistados.

[…] Una nación que continúa año tras año gastando más dinero en defensa militar que en programas de mejora social se aproxima a la muerte espiritual.

[…] La elección es nuestra, y aunque podríamos preferir lo contrario tenemos que elegir en este momento crucial de la historia humana [50].

Después de entregar un discurso tan monumental contra la guerra y el imperio, King fue atacado por los medios de comunicación nacional; con la revista Life calificando el discurso de “calumnia demagógica que parecía guión de Radio Hanoi”, y el Washington Post diciendo que, “King ha disminuido su utilidad a su causa, su país, su pueblo.” [51]

La guerra está intrínsecamente ligada al empobrecimiento de personas en todo el mundo y en casa. Inherentes dentro del sistema de guerra, las divisiones raciales y la explotación son exacerbadas aún más.


En medio de la crisis económica, se incrementó el reclutamiento militar, mientras los recientemente desempleados buscan trabajos y educación seguros. Un funcionario del Pentágono dijo en octubre de 2008 que, “Nos beneficiamos cuando las cosas se ven menos positivas en la sociedad civil”, puesto que “185 mil hombres y mujeres entraron en servicio militar activo, la cifra más alta desde 2003, según estadísticas del Pentágono. Otros 140.000 están registrados para servicio en la Guardia Nacional y reserva.” [52]

En noviembre de 2008, el Ministerio de Defensa británico (MoD) informó de que el reclutamiento en las fuerzas armadas había aumentado en más del 14% como consecuencia de la crisis económica. Curiosamente, “El norte de Inglaterra, donde la crisis crediticia ha afectado más duramente, es una de las áreas en las que el Ministerio de Defensa dice que el reclutamiento es más fuerte.” [53]

En 2005, se informó que el Pentágono había elaborado una base de datos de adolescentes entre 16 a 18 y de todos los estudiantes universitarios “para ayudar a los militares identificar posibles reclutas en un época de disminución del alistamiento.” Además, según el Washington Post, “La nueva base de datos incluirá información personal, incluyendo fechas de nacimiento, números de Seguro Social, direcciones de correo electrónico, promedios de calificaciones, etnia y qué asignaturas están estudiando los estudiantes.”[54]

La American Civil Liberties Union (ACLU) publicó un informe en 2008, que puso de manifiesto la existencia de una peligrosa tendencia en el reclutamiento de jóvenes en Estados Unidos. La contratación de jóvenes menores de 16 años está prohibida en los Estados Unidos, sin embargo:

Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos se dirigen regularmente a niños menores de 17 años para el reclutamiento militar. Los militares estadounidenses reclutan en gran medida en las escuelas secundarias, apuntando a estudiantes para reclutarlos lo antes posible y, en general, entran en contacto con estudiantes sin límite de edad. A pesar de una demanda contra la identificación de estudiantes de undécimo grado para reclutamiento, la base de datos central de reclutamiento del Departamento de Defensa continúa recopilando información sobre jóvenes de 16 años de edad con fines de reclutamiento. [55]

Varios programas y servicios de reclutamiento del ejército apuntan a estudiantes tan jóvenes como de 11, incluyendo un juego de video utilizado como herramienta para el reclutamiento del Ejército “explícitamente dirigidos a niños tan jóvenes como de 13.” Además, “las políticas de reclutamiento, prácticas y estrategias de los militares estadounidenses apuntan explícitamente a estudiantes menores de 17 años para actividades de reclutamiento en campus de escuelas secundarias.” [56]

En 2007, antes de la crisis económica, se informó que “casi tres cuartas partes de los muertos en Irak llegaron de pueblos donde el ingreso per cápita estaba por debajo del promedio nacional.” Además, “Más de la mitad provenía de pueblos donde el porcentaje de personas que viven en la pobreza superan la media nacional.” Las víctimas de la guerra han afectado desproporcionadamente a los pueblos rurales estadounidenses, que constituyen la mayoría de los reclutas militares. Curiosamente, entre “1997 y 2003, 1,5 millones de trabajadores rurales perdieron sus empleos debido a cambios en industrias como la manufacturera que tradicionalmente han empleado trabajadores rurales.” [57] Ahora, ellos constituyen la mayoría de las víctimas de la guerra. Guerra y pobreza están intrínsecamente relacionadas en este ejemplo: los más pobres son los que más sufren en la guerra.

En 2007, se informó además que más de 30.000 soldados extranjeros están alistados en el Ejército de Estados Unidos, siendo reclutados para unirse desde otras naciones como México, a cambio de la concesión de ciudadanía estadounidense [58]. En 2005, los blancos constituían el 80% de los reclutas del ejército, mientras que los negros representaban hasta un 15% de los reclutas. En 2008, los blancos eran un 79%, mientras que los negros constituían el 16,5% de los reclutas del Ejército. Sin embargo, un dato interesante es que entre 2007 y 2008, hubo un aumento del 5% en el reclutamiento de blancos, mientras que en el mismo período hubo un aumento de casi 96% en el reclutamiento de negros. En 2008, el 52% de los reclutas eran menores de 21 años. Por quinto año consecutivo, a partir de 2008, “los jóvenes de barrios de bajos o medianos ingresos están sobre-representados entre los nuevos reclutas del Ejército.” [59]

En marzo de 2008, The Nation publicó un artículo titulado “The War and the Working Class”, donde explicó que los militares estadounidenses operan bajo un “proyecto económico”, donde “Miembros de las fuerzas armadas provienen principal y desproporcionadamente de la clase trabajadora y de los pequeños pueblos y la América rural, donde las oportunidades son difíciles de alcanzar.” [60] Esto fue incluso antes de que la crisis económica comenzara a notarse realmente en los Estados Unidos.

En enero de 2009 se informó que “El Ejército y cada una de las otras ramas de las fuerzas armadas están alcanzando o superando sus objetivos de reclutamiento, y atraen a gente más calificada.” [61] En marzo de 2009, se informó que “siguen llegando nuevos reclutas al ejército estadounidense, mientras la preocupación por servir en Irak y Afganistán es eclipsada por el terrible mercado laboral civil.” Todas las ramas de las Fuerzas Armadas “cumplieron o excedieron sus metas de reclutamiento activo en enero, continuando con una tendencia que se inició con la decadencia del mercado laboral estadounidense.”

El ejército reconoció que la debilidad en la economía estadounidense, que perdió 2,6 millones de empleos en 2008 y otros 598.000 en enero, ha hecho que las fuerzas armadas sean más atractivas para potenciales reclutas [62].

En octubre de 2009 se informó que, debido a la crisis económica, “la juventud de la clase media estadounidense está incorporándose a las fuerzas armadas en cantidades significativas”, mientras el Departamento de Defensa anunció que “por primera vez desde que terminó la obligatoriedad y se inició hace 36 años la fuerza voluntaria, cada rama del servicio y los componentes de reserva alcanzaron o superaron sus metas de reclutamiento, tanto en número como en calidad.” A medida que la crisis económica “resultó en el mayor y más rápido aumento del desempleo global que hayamos experimentado alguna vez”, esto generó un auge para el reclutamiento militar. [63]

En diciembre de 2009 se informó que con un número récord de graduados universitarios incapaces de encontrar trabajo, el reclutamiento se elevó a niveles sin precedentes, incluso en medio del anuncio del Presidente Obama de desplegar 30.000 soldados adicionales en Afganistán. Como planteó un comentarista:

Estados Unidos está quebrado – los sistemas escolares se están deteriorando, la economía está en ruinas, las tasas de indigencia y la pobreza están aumentando – pero estamos construyendo una nación en Afganistán, enviando allá a decenas de miles de jóvenes económicamente complicados a un costo anual de un millón de dólares cada uno. [64]

En enero de 2010 el ejército informó que muchos marines llegando al final de su servicio activo están reconsiderando volver a alistarse debido a la grave situación económica. Según el Departamento del Trabajo de Estados Unidos, en noviembre de 2009, había 15,4 millones de desempleados en los Estados Unidos, con la tasa de desempleo alcanzando el 10%. “El empleo bajó en la construcción, las industrias manufactureras y de información, mientras que los empleos en servicios de ayuda temporal y cuidado de la salud crecieron.” Por lo tanto, las cifras de desempleo son un tanto engañosas, ya que no tienen en cuenta a toda la gente que depende solamente de trabajos a medio tiempo, ya que “Las personas que trabajan en empleos a medio tiempo por razones económicas alcanzan los 9,2 millones. Estas personas trabajan a medio tiempo debido a que sus horas en otro trabajo se han reducido o no fueron capaces de encontrar un trabajo a tiempo completo.” Por lo tanto, “Los marines se vuelven a alistar por numerosas razones económicas.” [65]

En 2007, Obama hizo campaña con la promesa de aumentar el gasto en defensa, y que quería que el ejército estadounidense “permaneciera a la ofensiva, desde Yibuti a Kandahar”, desde África hasta Afganistán. Obama declaró su convicción de que “la capacidad de poner las botas sobre el terreno será fundamental en la eliminación de las oscuras redes terroristas que enfrentamos”, y señaló que, “ningún presidente debe dudar nunca en recurrir a la fuerza – de manera unilateral si es necesario,” no simplemente para “protegernos”, sino también para proteger los “intereses vitales” de Estados Unidos. [66]

Efectivamente, Obama cumplió con esas promesas. Obama aumentó el gasto en defensa respecto al año anterior. Solo, Estados Unidos gasta tanto en sus fuerzas armadas como el resto del mundo en conjunto, incluyendo siete veces la cantidad del siguiente inversionista en defensa más grande, China [67].

En octubre de 2009, Obama firmó el proyecto de gasto militar más grande de la historia, por un importe de 680.000 millones de dólares. Al mismo tiempo, autorizó un proyecto de gasto de 44.000 millones de dólares para el Departamento de Seguridad Interna. Una triste ironía es que, “Obama firmó el acta presupuestaria del Pentágono menos de tres semanas después de recibir el Premio Nobel de la Paz.” [68]

En febrero de 2010, Obama pidió al Congreso que apruebe un nuevo presupuesto de defensa récord, de 708.000 millones de dólares. [69] Curiosamente, “el presupuesto del Pentágono aumentó cada año de la primera década del Siglo XXI, una carrera sin precedentes que ni siquiera ocurrió en la época de la Segunda Guerra Mundial, y mucho menos en Corea o Vietnam.” Además, “si los planes actuales del gobierno se llevan a cabo, habrá aumentos anuales en los gastos militares por lo menos durante otra década.” [70]

Como escribió Eric Margolis en febrero de 2010:

El presupuesto militar total de Obama es de casi 1 billón de dólares. Esto incluye los 8.800 millones de dólares en gastos del Pentágono. Añada los programas secretos negros (alrededor de 7.000 millones); la ayuda militar a países extranjeros como Egipto, Israel y Pakistán, 225.000 “contratistas” militares (mercenarios y trabajadores), y los costos de los veteranos. Añada 75.000 millones de dólares (casi cuatro veces el presupuesto total de defensa de Canadá) por las 16 agencias de inteligencia con 200.000 empleados.

[…] China y Rusia juntas gastan sólo un miserable 10% de lo que Estados Unidos gasta en defensa.

Hay 750 bases militares estadounidenses en 50 países y 255.000 miembros en servicio destinados al extranjero, 116.000 en Europa, casi 100.000 en Japón y Corea del Sur.

El gasto militar engulle el 19% del gasto federal y por lo menos el 44% de los ingresos fiscales. Durante el gobierno de Bush, las guerras de Irak y Afganistán – financiadas con préstamos – le costaron a cada familia estadounidense más de 25,000 dólares.

Al igual que Bush, Obama está pagando por las guerras de Estados Unidos a través de autorizaciones suplementarias – poníendolas en la tarjeta de crédito del país ya en el tope. Las generaciones futuras pagarán la cuenta [71].

Por lo tanto, el Imperio Estadounidense está en decadencia, gastando más allá de la deuda total y se encuentra en el punto de “sobre-extensión imperial.” Como Eric Margolis escribió: “Si Obama realmente era serio respecto al cómo restaurar la salud económica de Estados Unidos, exigiría que el gasto militar se redujera, terminaría rápidamente las guerras de Irak y Afganistán y acabaría con los gigantescos Frankenbancos de la nación.”[72]

Así, mientras que las personas en casa están con cupones de alimentos y bienestar, viviendo en ciudades de carpas, asistiendo a comedores populares, arrastrados por la deuda, y perdiendo sus puestos de trabajo, Estados Unidos envía fuerzas al exterior, desarrolla múltiples guerras en Irak y Afganistán, expande la guerra a Pakistán, financia operaciones militares en Yemen, Somalia, Uganda, construye nuevas bases militares masivamente en Pakistán y Colombia, y proporciona ayuda militar a gobiernos de todo el mundo. A medida que el imperio se expande, la gente se vuelve más pobre.

No podemos darnos el lujo de ignorar la relación entre guerra, pobreza y raza. Los pobres están hechos para combatir a los pobres; ambos son a menudo desproporcionadamente personas de color. Sin embargo, la guerra enriquece a la clase alta, al menos a sus poderosas sectas en la industria, lo militar, el petróleo y la banca. En una economía de guerra, la muerte es buena para los negocios, la pobreza es buena para la sociedad y el poder es bueno para la política. Las naciones occidentales, especialmente Estados Unidos, gastan cientos de miles de millones de dólares al año para asesinar a personas inocentes en lejanos países pobres, mientras que la gente en el país sufre disparidades de pobreza, clase, género y división racial. Se nos dice que luchamos para “propagar la libertad” y la “democracia” en todo el mundo y, sin embargo, nuestras libertades y democracia son erosionadas y desaparecen en casa. Tú no puedes entregar lo no tienes. Como George Orwell escribió una vez:

La guerra no se hace para ser ganada, está destinada a ser continua. La sociedad jerárquica sólo es posible sobre la base de la pobreza y la ignorancia. Esta nueva versión ya es el pasado y no ha existido ningún pasado diferente. En principio, el esfuerzo de guerra siempre se planifica para mantener la sociedad al borde de la inanición. La guerra se libra por el grupo gobernante en contra de sus propios súbditos y su objetivo no es la victoria sobre Eurasia o Asia Oriental, sino mantener intacta la estructura misma de la sociedad.

Por Andrew Gavin Marshall

_______________________________________________________________________________

Notas

[1] David McNally, Another World is Possible: Globalization and Anti-Capitalism. Arbeiter Ring Publishing, 2006: page 149

[2] Ibid, page 150

[3] Ibid, pages 151-152

[4] Ibid, pages 152-153

[5] Ibid, page 153

[6] Ibid, pages 153-154

[7] Ibid, pages 154-155

[8] Ibid, page 155

[9] ILO, Women in labour markets: Measuring progress and identifying challenges. International Labour Organization, March 2010: pages 20-21

[10] Jeff Gates, Statistics on Poverty and Inequality. Global Policy Forum: May 1999: http://www.globalpolicy.org/component/content/article/218/46377.html

[11] Social & Economic Injustice, World Centric, 2004: http://worldcentric.org/conscious-living/social-and-economic-injustice

[12] Ibid.

[13] Ibid.

[14] PRB, PRB’s 2005 World Population Data Sheet Reveals Persisting Global Inequalities in Health and Well-Being. Population Reference Bureau, 2005: http://www.prb.org/Journalists/PressReleases/2005/MoreThanHalftheWorldLivesonLessThan2aDayAugust2005.aspx

[15] GPF, Press Release: Pioneering Study Shows Richest Own Half World Wealth. Global Policy Forum: December 5, 2006: http://www.globalpolicy.org/component/content/article/218/46555.html

[16] UN, The Millennium Development Goals Report 2009. United Nations, New York, 2009: page 4

[17] Ibid.

[18] G20 Summit: Bank bailout would end global poverty, says Oxfam. The Telegraph: April 1, 2009: http://www.telegraph.co.uk/finance/financetopics/g20-summit/5087404/G20-Summit-Bank-bailout-would-end-global-poverty-says-Oxfam.html

[19] Press Release, 100 people every minute pushed into poverty by economic crisis. Oxfam International: September 24, 2009: http://www.oxfam.org/en/pressroom/pressrelease/2009-09-24/100-people-every-minute-pushed-poverty-economic-crisis

[20] Press Release, Financial crisis to deepen extreme poverty, increase child mortality rates – UN report. UN News Center: March 3, 2009: http://www.un.org/apps/news/story.asp?NewsID=30070

[21] Josie Raymond, MLK’s Last Goal: Eradicating Poverty. Poverty in America: January 18, 2010: http://uspoverty.change.org/blog/view/mlks_last_goal_eradicating_poverty

[22] Ibid.

[23] Jeff Gates, Statistics on Poverty and Inequality. Global Policy Forum: May 1999: http://www.globalpolicy.org/component/content/article/218/46377.html

[24] Ibid.

[25] David Cay Johnston, I.R.S. MORE LIKELY TO AUDIT THE POOR AND NOT THE RICH. The New York Times: April 16, 2000: http://www.nytimes.com/2000/04/16/business/irs-more-likely-to-audit-the-poor-and-not-the-rich.html?pagewanted=1

[26] Danny Westneat, $10 an hour with 2 kids? IRS pounces. Seattle Times: December 6, 2009: http://seattletimes.nwsource.com/html/dannywestneat/2010435946_danny06.html

[27] Ibid.

[28] Ibid.

[29] Phillip Rawls, Study: Alabama Income Tax on Working Poor Harshest. ABC news: November 4, 2009: http://abcnews.go.com/Business/wireStory?id=8996975

[30] Robert Gebeloff, Food Stamp Use Soars, and Stigma Fades. The New York Times: November 28, 2009: http://www.nytimes.com/2009/11/29/us/29foodstamps.html

[31] Ibid.

[32] AP, In hard times, tent cities rise across the country. MSNBC: September 18, 2008: http://www.msnbc.msn.com/id/26776283/

[33] Oliver Burkeman, US tent cities highlight new realities as recession wears on. The Guardian: March 26, 2009: http://www.guardian.co.uk/world/2009/mar/26/tent-city-california-recession-economy

[34] Gregor Peter Schmitz and Gabor Steingart, Crisis Plunges US Middle Class into Poverty. Der Spiegel: April 23, 2009: http://www.spiegel.de/international/world/0,1518,620754,00.html

[35] Ibid.

[36] RT, Unemployed New Yorkers find a new home in the woods. Russia Today: February 24, 2010: http://rt.com/Top_News/2010-02-24/homeless-woods-new-york.html

[37] Ibid.

[38] V. Dion Haynes, Blacks hit hard by economy’s punch. The New York Times: November 24, 2009: http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2009/11/23/AR2009112304092.html?hpid=topnews

[39] Ibid.

[40] Greg Plotkin, A Quarter of All African Americans Are Hungry. Poverty in America: February 25, 2010: http://uspoverty.change.org/blog/view/a_quarter_of_all_african_americans_are_hungry

[41] Time Grant, Study finds median wealth for single black women at $5. The Pittsburgh Post-Gazette: March 9, 2010: http://www.post-gazette.com/pg/10068/1041225-28.stm

[42] Ibid.

[43] Ibid.

[44] Marian Wright Edelman, Children Drop Out and Into Lives of Poverty and Imprisonment. Poverty in America: January 22, 2010: http://uspoverty.change.org/blog/view/children_drop_out_and_into_lives_of_poverty_and_imprisonment

[45] Bureau of Justice Statistics, Prison Inmates at Midyear 2008 – Statistical Tables, March 2009 (Revised 4/8/09): http://allotherpersons.wordpress.com/2009/11/03/factoid-black-male-incarceration-rate-is-6-times-greater-than-rate-for-white-males/

[46] Duff Wilson, Poor Children Likelier to Get Antipsychotics. The New York Times: December 11, 2009: http://www.nytimes.com/2009/12/12/health/12medicaid.html

[47] Ibid.

[48] Kelly Sinoski, Children on antipsychotic drugs more prone to diabetes: Canadian study. The Vancouver Sun: November 11, 2009: http://www.vancouversun.com/health/Children+antipsychotic+drugs+more+prone+diabetes+Canadian+study/2212393/story.html

[49] AP, Anti-psychotic drug use in kids skyrockets. MSNBC: March 16, 2006: http://www.msnbc.msn.com/id/11861986/

[50] Rev. Martin Luther King, Beyond Vietnam: A Time to Break Silence. Speech delivered by Dr. Martin Luther King, Jr., on April 4, 1967, at a meeting of Clergy and Laity Concerned at Riverside Church in New York City: http://www.hartford-hwp.com/archives/45a/058.html

[51] Jeff Cohen and Norman Solomon, The Martin Luther King You Don’t See on TV. FAIR: January 4, 1995: http://www.fair.org/index.php?page=2269

[52] David Morgan, Financial crisis could aid military recruitment. Reuters: October 10, 2008: http://www.reuters.com/article/idUSTRE4998WU20081010

[53] Simon Johnson, Armed Forces enjoy recruitment surge thanks to the credit crunch. The Telegraph: November 30, 2008: http://www.telegraph.co.uk/finance/financetopics/financialcrisis/3536738/Armed-forces-enjoy-recruitment-surge-thanks-to-the-credit-crunch.html

[54] Jonathan Krim, Pentagon Creating Student Database. The Washington Post: June 23, 2005: http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2005/06/22/AR2005062202305.html

[55] ACLU, Soldiers of Misfortune. American Civil Liberties Union: May 13, 2008: page 8: http://www.aclu.org/files/pdfs/humanrights/crc_report_20080513.pdf

[56] Ibid, pages 8-9.

[57] AP, Rural America bears scars from Iraq war. MSNBC: February 20, 2007: http://www.msnbc.msn.com/id/17231366/

[58] Cordula Meyer, US Army Lures Foreigners with Promise of Citizenship. Der Spiegel: October 19, 2007: http://www.spiegel.de/international/world/0,1518,512384,00.html

[59] NPP, Army Recruitment in FY 2008: A Look at Age, Race, Income, and Education of New Soldiers. National Priorities Project, 2008: http://www.nationalpriorities.org/militaryrecruiting2008/a_look_at_race_ethnicity_and_income_of_new_soldiers

[60] Michael Zweig, The War and the Working Class. The Nation: March 13, 2008: http://www.thenation.com/doc/20080331/zweig

[61] AP, Bad economy makes for more military recruits. MSNBC: January 19, 2009: http://www.msnbc.msn.com/id/28736832/

[62] Aaron Smith, Military recruitment surges as jobs disappear. CNN Money: March 16, 2009: http://money.cnn.com/2009/02/10/news/economy/military_recruiting/index.htm

[63] Tom Philpott, Weak Economy Draws Middle-Class Recruits. Military.com, October 22, 2009: http://www.military.com/features/0,15240,204238,00.html

[64] Nicholas Kimbrell, US army recruitment booms as economy slumps. The National: December 4, 2009: http://www.thenational.ae/apps/pbcs.dll/article?AID=/20091205/FOREIGN/712049812/1135

[65] Lance Cpl. Antwain J. Graham, U.S. economy makes Marines consider re-enlistment options more seriously. Marines in Japan: January 15, 2010: http://www.okinawa.usmc.mil/Public%20Affairs%20Info/Archive%20News%20Pages/2010/100115-reenlist.html

[66] Robert Kagan, Obama the Interventionist. The Washington Post: April 29, 2007: http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2007/04/27/AR2007042702027.html

[67] Glen Greenwald, The “defense cut” falsehood from The Washington Post and Robert Kagan. Salon: February 3, 2009: http://www.salon.com/news/opinion/glenn_greenwald/2009/02/03/kagan

[68] Patrick Martin, Obama signs bills for record Pentagon, Homeland Security spending. World Socialist Web Site: October 30, 2009: http://www.wsws.org/articles/2009/oct2009/dfns-o30.shtml

[69] Andrea Shalal-Esa, UPDATE 1-Obama seeks record $708 bln in 2011 defense budget. Reuters: February 1, 2010: http://www.reuters.com/article/idUSN0120383520100201?type=marketsNews

[70] William D. Hartung, Obama and the Permanent War Budget. Foreign Policy in Focus: December 22, 2009: http://www.fpif.org/articles/obama_and_the_permanent_war_budget

[71] Eric Margolis, Wars sending U.S. into ruin. The Toronto Sun: February 5, 2010: http://www.torontosun.com/comment/columnists/eric_margolis/2010/02/05/12758511-qmi.html

[72] Ibid.

_______________________________________________________________________________

Andrew Gavin Marshall es investigador asociado de Centre for Research on Globalization (CRG) , y está estudiando Economía Política e Historia en Canadá. Es coeditor, con Michel Chossudovsky, del reciente libro “La Crisis Económica Global: La Gran Depresión del Siglo XXI“, disponible en Globalresearch.ca.

Fuentes

Traducción: DecepcionObama

Original en: Global Research

“La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos.” – Platón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: