Proyecto Rompecabezas

Un lugar para la Ciencia, la Creencia, y las Reflexiones.

Crisis Económica Global: Disturbios, Rebelión y Revolución

Posted by Pelao en 3 noviembre, 2010

Cuando el Imperio golpea en Casa

Tercera Parte (1, 2, 4)

Mientras las naciones del mundo son arrastradas a una crisis de deuda, como nunca antes se había visto, se implementarán duras medidas de “austeridad” fiscal en un fallido intento de pagar las deudas. El resultado será la eliminación de la clase media. Cuando la clase media sea absorbida dentro de la clase obrera – la clase baja – y pierda sus fundamentos sociales, políticos y económicos, se amotinará, sublevará, y rebelará.

Agencia Calificadora predice Desorden Civil

Moody’s es una importante agencia calificadora, que realiza investigaciones y análisis financieros a los gobiernos y entidades comerciales y califica la solvencia de los prestatarios. El 15 de marzo, Moody’s advirtió de que Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia y España “están todos en riesgo de incrementar el costo de la deuda y que tendrán que implementar planes de austeridad que amenazarán la “cohesión social”.” Además, Moody’s advirtió que tales “medidas de austeridad” harán crecer el potencial de “desorden social”:

“El crecimiento por sí solo no resolverá una ecuación de deuda cada vez más complicada. Preservar la capacidad de deuda a niveles con una calificación AAA, invariablemente, exigirá ajustes fiscales de tal magnitud que, en algunos casos, pondrán a prueba la cohesión social”, dijo Pierre Cailleteau, el autor principal.

“No estamos hablando de revolución, pero la gravedad de la crisis obligará a los gobiernos a tomar decisiones dolorosas que pondrán de manifiesto las debilidades de la sociedad”, dijo. [1]

En otras palabras, debido a los niveles de endeudamiento masivo de las naciones occidentales contraídos para salvar a los bancos de la crisis que han causado, ahora es el pueblo el que tiene que pagar a través de una reducción de sus niveles de vida. Naturalmente, el desorden social podría seguirle.

Esta no ha sido la primera o única advertencia de “desorden social” en Occidente, y desde luego no será la última.

Crisis Económica y Desorden Civil

Al inicio de la crisis económica, estas advertencias fueron numerosas. Aunque muchos dirán que como hemos avanzado desde el otoño de 2008, estas advertencias ya no son válidas. Sin embargo, considerando que el mundo occidental está a punto de entrar en una crisis económica mucho más grande que se extenderá durante los próximos años, desde Grecia a Estados Unidos, una gran depresión mundial de deuda, las advertencias deben ser revisadas con atención frente al futuro próximo.

En diciembre de 2008, en medio del peor período de la crisis de 2008, el FMI emitió una advertencia a los gobiernos occidentales para “intensificar las acciones para frenar la crisis económica mundial o arriesgarse a retrasar una recuperación y ocasionar graves y violentos desórdenes en la las calles.” [2] Sin embargo, los gobiernos no han podido atajar o detener la crisis económica, simplemente han retrasado la crisis final e inevitable que está por venir, la crisis de la deuda. De hecho, las acciones que los gobiernos implementaron para “frenar” la crisis económica, o retrasarla mejor dicho, han, en realidad, agravado los efectos combinados que la crisis tendrá en última instancia. En resumen, el rescate de los bancos ha creado una condición en la cual una inevitable crisis de la deuda será mucho mayor en extensión y devastación que simplemente dejar fallar a los bancos.

Incluso el Banco de Pagos Internacionales (BIS), la institución financiera más prestigiosa del mundo – el banco central de los bancos centrales del mundo – ha advertido de que los rescates han puesto a la economía mundial en un peligro potencialmente mucho mayor. El BIS advirtió de que “El alcance y la magnitud de los paquetes de rescate bancario también significan que se han traspasado riesgos significativos a las cuentas del gobierno.” [3]

El director del FMI advirtió que ” protestas violentas podrían estallar en países de todo el mundo si el sistema financiero no es reestructurado para el beneficio de todos y no de una pequeña elite.” [4] Sin embargo, es poco sincero en sus declaraciones, cuando él y la institución que representa son actores clave dentro de la “pequeña elite” que se beneficia del sistema financiero mundial; es el mismo sistema al que sirve.

A finales de diciembre de 2008, “Un informe del US Army War College advirtió que una crisis económica en Estados Unidos podría dar lugar a disturbios civiles masivos y a la necesidad de llamar a los militares para restaurar el orden.” El informe dice:

La violencia civil generalizada dentro de Estados Unidos obligaría a las autoridades de defensa a reorientar las prioridades… para defender el orden interno básico y la seguridad humana [5].

Además en el comunicado de prensa se reveló la información de que, “funcionarios del Pentágono dijeron que unos 20.000 soldados bajo el Comando Norte de Estados Unidos (NORTHCOM) serán entrenados en los próximos tres años para trabajar con la policía civil en la seguridad interior.[6]

Europa en Crisis Social

En enero de 2009, se informó de que se esperaba que Europa del Este experimentase una “peligrosa reacción popular en las calles” durante la primavera en respuesta a la crisis económica:

Golpeados cada vez más duro por la crisis financiera, países como Bulgaria, Rumania y los países bálticos enfrentan una profunda desestabilización política y conflictos sociales, así como un aumento de la tensión racial.

La semana pasada los manifestantes fueron repelidos con gases lacrimógenos mientras lanzaban piedras contra la policía frente al Parlamento en Vilna, capital de Lituania, en una protesta contra un paquete de austeridad que incluye subidas de impuestos y recortes de beneficios [7].

En enero de 2009, Letonia vivió una de las mayores protestas desde las masivas manifestaciones contra el régimen soviético a finales de 1980, con protestas que al tiempo se convirtieron en disturbios. Similares “estallidos de disturbios sociales” se esparcen por la “periferia de Europa”. [8]

Esta debe ser tomada como una advertencia de tremenda importancia, en tanto las naciones de Europa del Este son forzadas a adoptar medidas de “austeridad” fiscal antes de que se difundan por el mundo occidental. Es lo mismo que pasó en los años 1980 y 1990 cuando los países del “sur global”, que firmaron Programas de Ajuste Estructural (PAE) con el FMI y el Banco Mundial, se vieron obligados a emprender reformas neoliberales y duras medidas de austeridad fiscal. Los pueblos de esos países se amotinaron y se rebelaron, en lo que cínicamente se conoce como “disturbios del FMI”. Lo que nuestros países han realizado en el extranjero, en nombre de la “ayuda”, dentro del intento imperial, ahora está volviendo a casa. Occidente se enfrentará a sus propios “disturbios del FMI”.

Los temores de disturbios civiles, sin embargo, no se limitan simplemente a la periferia de Europa. En enero de 2009, se desarrolló en Francia una huelga masiva, donde “profesores, empleados de la televisión, trabajadores postales, estudiantes y masas de otros trabajadores del sector público” expresaron el descontento con el manejo de la crisis económica; Mientras “Una depresión desencadenada en América se desarrolla en Europa con creciente violencia, y otras formas de malestar social se están extendiendo.”[9]

A finales de enero, Francia fue “paralizada por una ola de huelgas, los bulevares de París se asemejaban a un campo de batalla cubierto de escombros.” Sin embargo, la “crisis del crédito” había afectado en mayor medida a Europa oriental y los disturbios civiles eran mayores, ya que estos países habían abandonado el comunismo hace veinte años sólo para ser aplastados por el “libre mercado” capitalista, llevando a muchos a sentirse traicionados: “el tiempo de los problemas de Europa está ganando profundidad y magnitud. Los gobiernos están temblando. Las revueltas están en el aire.” [10]

Olivier Besancenot, el líder de extrema izquierda de Francia “espera que la huelga sea el primer paso hacia una nueva revolución francesa mientras la recesión carcome y las protestas se multiplican a lo largo de la segunda mayor economía de Europa.” Le dijo al Financial Times que, “Queremos que los poderes establecidos sean volados en pedazos”, y que, “Vamos a reinventar y volver a establecer el proyecto anticapitalista.”[11]

En enero de 2009, el gobierno de Islandia se derrumbó debido a las presiones de la crisis económica, y en medio de una tormenta de protestas por parte islandeses con rabia contra la clase política. Como reportó el Times, “es una señal de lo que está por venir: una nueva era de rebeliones.” Un economista de la London School of Economics advirtió que se podía esperar disturbios civiles a gran escala a partir de marzo a mayo de 2009:

Será causado por el incremento de la conciencia general en toda Europa, América y Asia, de que cientos de millones de personas en los países ricos y pobres están experimentando abrupta disminución del nivel de consumo; que la crisis está cada vez peor, no mejor, y que ha escapado al control de las autoridades públicas, nacionales e internacionales [12].

En febrero de 2009, The Guardian informó que la policía en Gran Bretaña se preparaba para un “verano de rabia”, donde las “víctimas de la recesión económica tomarían las calles para manifestarse en contra de las instituciones financieras.” Funcionarios de la policía advirtieron que “personas de clase media que nunca han considerado adherirse a las manifestaciones no busquen esta vez dar rienda suelta a su rabia por medio de las protestas este año.” [13]

En marzo, se informó que se habían elaborado “planes de contingencia súper secretos” para contrarrestar la amenaza planteada por un posible “verano de rabia”, donde “se ha llegado a la extraordinaria medida de dejar al Ejército en espera.” El informe reveló que, “Lo que preocupa a la mayoría de los planificadores de emergencias es que las clases medias, que ahora intentan hacer frente al desempleo y los embargos, podrían tomar las calles junto a los desposeídos.” [14]

Mientras el G20 se reunía en Londres a principios de abril de 2009, masivas protestas masivas desembocaron en violencia, “con una banda de manifestantes cerca del Banco de Inglaterra asaltando a una sucursal del Royal Bank of Scotland, y policías armados con garrotes se encargaron de apaciguar la protesta de los estudiantes”. Si bien la mayoría de las protestas fueron pacíficas, “desembocaron en algunas escaramuzas sangrientas mientras la policía trataba de mantener a miles de personas en los límites de contención que rodeaban al Banco de Inglaterra.” [15] Las protestas estallaron en disturbios mientras que el Royal Bank of Scotland fue saqueado. [16] Al día siguiente, un hombre colapsó y murió en el centro de Londres durante las protestas poco después de haber sido asaltado por la policía antidisturbios [17].

El 1 de mayo de 2009, tuvieron lugar importantes protestas y disturbios en Alemania, Grecia, Turquía, Francia y Austria, alimentadas por las tensiones económicas:

La policía de Berlín arrestó a 57 personas, mientras que alrededor de 50 agentes resultaron heridos mientras jóvenes manifestantes lanzaron botellas y piedras y prendieron fuego a coches y tarros de basura. También hubo enfrentamientos en Hamburgo, donde los manifestantes anticapitalistas atacaron un banco.

En Turquía, enmascarados lanzaron piedras y cócteles molotov contra la policía, rompiendo ventanas de bancos y supermercados en su mayor ciudad, Estambul. Las fuerzas de seguridad usaron lacrimógenos y carros lanza agua contra cientos de manifestantes y más de un centenar fueron detenidos junto con docenas de heridos. Hubo escaramuzas intermitentes también con la policía en la capital, Ankara, donde marcharon 150.000 personas [18].

Hubo más protestas y disturbios estallando en Rusia, Italia, España, y algunos políticos hasta llegaron a discutir la amenaza de una revolución [19].

Mientras una crisis de deuda comienza a propagarse a lo largo de Europa en Grecia, Portugal y España, los disturbios sociales seguirán sus pasos. Cada vez se desarrollan más disturbios y protestas en Grecia, dando muestras de lo que llegará a todas las naciones occidentales, que tarde o temprano tienen que enfrentar la dura realidad de sus deudas odiosas [20].

¿Están llegando los Disturbios Civiles a Estados Unidos?

En febrero de 2009, el jefe de inteligencia de Obama, Dennis Blair, director de Inteligencia Nacional, dijo al Comité de Inteligencia del Senado que la crisis económica se ha convertido en la mayor amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos:

Me gustaría comenzar con la crisis económica mundial, debido a que ya se perfila como la más grave en décadas, sino en siglos… Las crisis económicas aumentan el riesgo de inestabilidad del régimen que se pone en peligro si se prolongan por un período de uno a dos años… Y la inestabilidad puede aflojar las frágiles salvaguardas de muchos países en desarrollo en materia de orden, lo que puede esparcirse de forma peligrosa en la comunidad internacional [21].

Lo que esto significa, es que las crisis económicas (“si se prolongan por un período de uno o dos años”) constituyen una grave amenaza a los poderes establecidos – los poderes económicos y de gobierno – en forma de malestar social y rebeliones (“riesgos de inestabilidad del régimen”). Las posesiones coloniales – África, América del Sur, y Asia – experimentarán lo peor de las condiciones económicas, lo que “puede aflojar las frágiles salvaguardas de muchos países en desarrollo.” Esto puede rebotar hacia las propias naciones occidentales y poderes imperiales, mientras los disturbios y las rebeliones se extienden en casa, pero también porque pueden perder el control de sus posesiones coloniales – eliminando a las élites occidentales de su posición de poder a nivel internacional, y de consentimiento doméstico: La rebelión y el descontento en el “Tercer Mundo” “se pueden esparcir de forma peligrosa en la comunidad internacional.”

En el mismo mes, el general de más alto rango en los Estados Unidos, “Adm. Michael Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto, calificó a la crisis financiera como una de las prioridades más altas y mayor riesgo para la seguridad que las guerras actuales en Irak y Afganistán”. Explicó que “es una crisis global. Y mientas choque con los problemas de seguridad, o alimente una mayor inestabilidad, creo que tendrá un impacto sobre nuestra seguridad nacional de una forma que no hemos descubierto del todo aún.” [22] No te preocupes, que ya lo han descubierto, pero ellos no te lo van a decir.

Una vez más, en el mismo mes, el jefe de la Organización Mundial del Comercio (OMC) advirtió que, “La crisis económica global podría provocar una inestabilidad política igual a la observada durante la década de 1930.” Comentó: “La crisis actual se está extendiendo aún más rápido (que la Gran Depresión) y afecta a más países al mismo tiempo. “[23]

En febrero de 2009, el renombrado historiador económico y profesor de Harvard, Niall Ferguson, predijo una “prolongada dificultad financiera, incluso guerra civil, antes que la “Gran Recesión” termine”, y que, “La crisis mundial está lejos de terminar, que no ha hecho nada más que comenzar, y Canadá no es una excepción”, dijo mientras hablaba en un evento en Canadá. Explicó: “Los responsables políticos y los pronosticadores que ven una recuperación el próximo año probablemente mienten para levantar la confianza pública”, mientras que, “la crisis eventualmente provocará un conflicto político“. Explicó además:

Habrá sangre, en el sentido de que una crisis de esta magnitud no puede más que contribuir al desarrollo del conflicto político y económico. Está destinado a desestabilizar a algunos países. Causará el estallido de guerras civiles, que han permanecido inactivas. Serán derrocados los gobiernos que hayan sido moderados y traerán a gobiernos extremistas. Estas cosas son bastante predecibles. [24]

Incluso en mayo de 2009, el jefe del Banco Mundial advirtió que, “la crisis económica mundial podría conducir a graves disturbios sociales”, mientras “existe el riesgo de una grave crisis humana y social con implicaciones políticas muy serias.” [25]

Zbigniew Brzezinski, ex asesor de Seguridad Nacional, co-fundador de la Comisión Trilateral y un arquitecto clave de la “globalización”, advirtió en febrero de 2009 que: “Este va a ser un creciente conflicto entre clases y si la gente está desempleada y realmente sufriendo, demonios, ¡podría haber incluso motines!”[26]

A principios de mayo de 2009, el New York Times informó sobre los resultados de una importante encuesta, sugiriendo que, “Una sólida mayoría de la población en las principales democracias occidentales esperan un incremento del extremismo político en sus países como resultado de la crisis económica.” De los encuestados, un 53% en Italia y Estados Unidos señalaron que esperan que el extremismo “claramente” o “probablemente se desarrollará” en los próximos tres años. Ese porcentaje sube al 65% en Gran Bretaña y Alemania, y es del 60% en Francia y España [27].

Durante el verano de 2009, las principales naciones occidentales y su gran maquinaria de medios corporativos promovieron e hicieron propaganda de la noción de una “recuperación económica”, lo que permitió sofocar la disidencia, aumentar el gasto, acelerar la especulación del mercado de valores, y los temores y las preocupaciones se desplomaron. Fue un esfuerzo masivo de la propaganda organizada, y tuvo un gran éxito durante un tiempo. Sin embargo, durante el Año Nuevo esta ilusión fue en mayor medida ridiculizada por lo que es, una fantasía. Con la lenta pero constante erosión de esta ilusión económica, los temores de disturbios, rebelión y revolución regresaron.

El 1 de marzo de 2010, el líder de Nación del Islam, Louis Farrakhan advirtió al presidente Obama sobre los disturbios civiles, diciendo:

Cuando no podemos alimentar a nuestras familias, ¿qué nos dicen? ¿Qué no robemos? ¿Cuando la supervivencia es la primera ley de la naturaleza? ¿Qué va a hacer cuando la gente pobre y la gente negra estalle en las calles de Estados Unidos? ¡Eso está próximo! ¿Va a utilizar las tropas federales contra los pobres, Señor Presidente? [28]

Un artículo del 8 de marzo en el Wall Street Journal especuló sobre al descontento entre el pueblo estadounidense en lo que respecta a la economía, sugiriendo que es “probable” que la economía haya “tocado fondo” y que con ello se “se arrastrará penosamente” hasta noviembre. Sin embargo, el autor sugiere que dado todo el descontento creciente en una variedad de áreas, no sería sorprendente ver algunos disturbios civiles:

Ahora bien, contrariamente a lo que usted puede leer en el New York Times o el Huffington Post, lo horrible puede venir de cualquier parte – de la izquierda, el centro o la derecha. Casi todo el mundo en Estados Unidos piensa que han sido traicionados. [29]

Evidentemente, la posibilidad y la inevitabilidad de los disturbios en Estados Unidos, y de hecho en muchos de los países occidentales, se hace cada vez más evidente. Las clases medias se convertirán probablemente en la población más enojada y movilizada, habiéndoles retirado sus pilares sociales, y que con ello se produzca un “fracaso de expectativas” respecto a su influencia política y económica. Sin fundamentos sociales en que apoyarse, una clase no puede llegar muy alto en el ámbito político y económico, nacional o internacionalmente.

Tal como se documentó en la parte 2 de esta serie, la clase media, durante las últimas décadas, ha sido una clase que vive de la deuda, consumiendo sobre la deuda, sobreviviendo con la deuda y existe sólo en teoría. Mientras las naciones colapsan frente a la crisis global de la deuda, la clase media y los universitarios se hundirán en un mundo que pocas veces han conocido: la pobreza. Tal como se documentó en la parte 1 de esta serie, Los sistemas sociales globales de pobreza, raza y guerra, están íntimamente relacionados entre sí y dependen unos de otros. Mientras la clase media es absorbida por la clase pobre global – la clase obrera – nuestras naciones en Occidente amplían su hegemonía de forma vasta sobre los recursos del mundo y los principales sectores estratégicos, acelerando rápidamente la participación militar en todas las regiones del mundo. Cuando la guerra se expande, la pobreza crece, y las cuestiones raciales son exacerbadas, por lo que el gobierno impone un sistema de control totalitario.

¿La Clase Media se volverá Revolucionaria?

En 2007, fue liberado un informe del Ministerio de Defensa británico que evalúa las tendencias mundiales durante los próximos 30 años. El informe señala con certeza que: “Durante los próximos 30 años, todos los aspectos de la vida humana van a cambiar a un ritmo sin precedentes y lleno de nuevas características, retos y oportunidades.[30] En lo que respecta a la “globalización”, el informe afirma:

Una característica clave de la globalización será la continua internacionalización de los mercados de bienes, servicios y mano de obra, que integrarán geográficamente a grupos dispersos de clientes y proveedores. Este será un motor para acelerar el crecimiento económico, pero también será una fuente de riesgo, mientras los mercados locales se vean cada vez más expuestos a las fluctuaciones de desestabilización en la economía global… Además, seguirá habiendo ganadores y perdedores en una economía global dirigida por las fuerzas del mercado, especialmente en el ámbito del trabajo, que se sujeta a las leyes especialmente crueles de oferta y demanda [31].

Otro foco importante del informe es el área de “Desigualdad Global”, donde el informe señala que, en los próximos 30 años:

La brecha entre ricos y pobres va a aumentar y la pobreza absoluta seguirá siendo un problema global… Las disparidades en riquezas y oportunidades por lo tanto, serán cada vez más evidente, con malestares y resentimientos asociados, incluso entre el creciente número de personas que probablemente sean materialmente más prósperas que sus padres y abuelos. La pobreza absoluta y la desventaja comparativa de inflama la percepción de injusticia entre aquellos cuyas expectativas no se cumplen, incrementan la tensión y la inestabilidad, tanto dentro como entre las sociedades y resulta en expresiones de violencia tales como el desorden, la delincuencia, el terrorismo y la insurgencia. También puede dar lugar al resurgimiento de ideologías no solamente anti-capitalistas, sino que posiblemente vinculadas a lo religioso, movimientos anarquistas o nihilistas, pero también el populismo y el resurgimiento del marxismo [32].

El informe afirma enfáticamente que existe un gran potencial para una futura revolución de la clase media:

La clase media podría convertirse en una clase revolucionaria, tomando el papel previsto por Marx para el proletariado. La globalización de los mercados de trabajo y la reducción los niveles de bienestar y empleo nacional podrían reducir el apego de los pueblos a los estados particulares. La creciente brecha entre ellos y un pequeño número de individuos súper ricos altamente visible podría alimentar el desencanto con la meritocracia, mientras que el crecimiento urbano de sub-clases podría constituir una amenaza creciente al orden social y a la estabilidad, mientras la carga de la deuda adquirida y la insuficiencia de las pensiones empiezan a golpear. Enfrentada a estos desafíos hermanos, la clase media mundial podría unirse, usando el acceso a sus conocimientos, recursos y habilidades para dar forma a los procesos transnacionales bajo su propio interés de clase [33].

¿Es la Revolución el Camino Correcto hacia Adelante?

Mientras el mundo ya ha experimenta la mayor transferencia de riqueza de la historia humana, la mayor transformación social en la historia del mundo está próxima a seguirle. Las clases medias occidentales, así como los cimientos sobre los que se basa el sistema de consumo capitalista, están a punto de ser radicalmente reorganizados y se integrarán a la clase obrera global. Dado que este proceso está comenzando y se acelera, las clases medias comenzarán a protestar, amotinarse, rebelarse, y posiblemente se sublevarán.

Debemos preguntarnos: ¿Es este el camino correcto?

La historia no es más que un ejemplo de que cuando las revoluciones se llevan a cabo, pueden ser rápida y eficazmente secuestradas por militantes y elementos extremistas, que a menudo desembocan en una situación peor de la que había antes de la revolución. A menudo, estos elementos por sí mismos son cooptados por la elite gobernante, asegurando que el régimen se levante sobre las cenizas de lo viejo, sin importar cuan militantes o radicales sean, seguirán sirviendo y ampliando los intereses creados de las élites. Este es el peor de los casos en una revolución, y con la historia como guía, también es el de mayor ocurrencia. Para comprender la naturaleza de las revoluciones cooptadas y las elites atrincheradas, solo hay que mirar las revoluciones en Francia y Rusia [34].

Si bien la justa indignación y rabia de la población de clase media occidental, y de hecho, de la población mundial en su conjunto, está totalmente justificada, existe un gran peligro en las posibilidades de cómo podría actuar una clase revolucionaria. Es imprescindible no tomar acciones violentas, ya que simplemente estaría jugando directamente a favor de los estados e instituciones globales que se han estado preparando para esta eventualidad durante algún tiempo. Naciones que se están convirtiendo en “Estados de Seguridad Nacional”, estableciendo sociedades vigiladas, incrementando el papel de los militares en asuntos domésticos y policiales, ampliando el aparato del Estado policial y militarizando la sociedad en general.

La democracia está en decadencia, es una idea moribunda. Los Estados nacionales incluso están crecientemente abandonando los últimos vestigios de una fachada democrática y se preparan para el surgimiento de un nuevo totalitarismo, en conjunción con el surgimiento de un “nuevo capitalismo”.

Acciones violentas y disturbios por los pueblos de estas naciones sólo se traducirán en un cierre áspero y brutal de la sociedad, mientras el Estado aprisiona al pueblo e instala una forma de gobierno opresivo. Esta es una tendencia y proceso que el pueblo no debe ayudar a acelerar en tiempo. Actos violentos se traducirán en opresión violenta. Mientras que la oposición pacífica sí puede ser sofocada e incluso violentamente reprimida por el aparato del Estado, la noción de aplastar a manifestantes pacíficos probablemente eleve la insatisfacción frente a los poderes dominantes, aumentando el apoyo a los manifestantes, y en última instancia, puede acelerar el proceso de una verdadero nuevo cambio en la gobernanza. Es difícil demonizar a la acción pacífica.

Mientras que la gente seguramente estará en las calles, tratando de ampliar sus derechos sociales, políticos y económicos, debemos emprender, como sociedad global, una expansión rápida y extensa de nuestros derechos y responsabilidades mentales e intelectuales. No podemos salir a la calle sin asumir los retos de nuestras mentes. Esto no puede conseguirse con un cambio físico en el gobierno que la gente busca – no sólo una revolución política – debe ser acompañado e impulsado por una revolución intelectual. Lo que se requiere es una nueva Ilustración, un nuevo Renacimiento. Mientras que la Ilustración y el Renacimiento fueron movimientos del pensamiento occidental y el cambio social, la nueva Ilustración global debe ser una verdadera revolución transnacional del pensamiento a nivel mundial.

La civilización occidental ha fracasado. Seguirá insistiendo en mantener su dominio propio, pero es un fracaso en lo que respecta a hacer frente a los intereses de toda la civilización humana. A las élites les gusta pensar que ellos tienen el control absoluto y son todopoderosos, lo que no es cierto. Por cada acción hay una reacción igual y opuesta. Tomemos, por ejemplo, la integración de América del Norte en un bloque regional como la de la Unión Europea, un proyecto completamente manejado por las elites de las cuales el pueblo en su mayoría sabe poco o nada. Las elites tratan de obligar a la gente de esta región a que se identifiquen como “Norteamericanos” cada vez más, al igual que las élites en Europa presionan fuerte por una identidad “europea” en contraposición a la identidad nacional. Mientras el destino de esta reorganización social es controlar a la gente con mayor facilidad, tiene el efecto de unir a algunas de estas personas en oposición a estos proyectos manejados por las élites. Así, aquellos que tratan de unirse para ser controlados, luego se unen en oposición a su mismo control.

Mientras el “proyecto de globalización” para construir un “Nuevo Orden Mundial” se expande, construido sobre los conceptos de Gobernanza Global, las élites unirán inadvertidamente a los pueblos del mundo en oposición a su proyecto de poder. Este es el bien intelectual que debe ser aprovechado lo antes posible. Ideas para un mundo verdaderamente nuevo, una verdadera “civilización” humana – “Humane Civilization” – deben ser construidas a partir de ideas originarias de todas las regiones del mundo, de todos los pueblos, de todas las religiones, razas, etnias, grupos y posiciones sociales. Si vamos hace funcionar la civilización humana, tenemos que trabajar para toda la humanidad.

Esto requerirá de una “revolución global en el pensamiento”, que debe preceder a cualquier acción política directa. El mundo social, político, y el sistema económico deben ser deconstruidos y construidos de nuevo. Los pueblos del mundo no quieren la guerra, son los líderes – los poderosos – que deciden ir a la guerra, y nunca los que deben luchar entre ellos. La guerra es un crimen contra la humanidad, un crimen de pobreza, de discriminación, de odio. Los fundamentos sociales, políticos y económicos de la guerra deben ser desmantelados. Divisiones construidas socialmente entre las personas – como la raza y la etnicidad – deben ser desmanteladas y eliminadas. Todas las personas deben ser tratadas como personas; la desigualdad racial y de género es un crimen contra la humanidad misma.

La pobreza es el mayor crimen contra la humanidad que ha conocido el mundo. Cualquier sociedad que permite esta clase de desigualdades y pobreza absoluta, y que se autodenomine “civilizada”, es sólo una aberración de la palabra, en sí misma. Como el Dr. Martin Luther King, Jr. dijo:

Estoy convencido de que si nosotros estamos del lado correcto de la revolución mundial, nosotros, como nación debemos pasar por una revolución radical de valores. Rápidamente se debe comenzar el cambio desde una sociedad orientada a objetos a una sociedad orientada a las personas. Cuando las máquinas y las computadoras, el afán de lucro y los derechos de propiedad son considerados más importantes que las personas, los trillizos gigantescos del racismo, el materialismo y el militarismo son incapaces de ser conquistados [35].

Por Andrew Gavin Marshall

_______________________________________________________________________________

Notas

[1] Ambrose Evans-Pritchard, Moody’s fears social unrest as AAA states implement austerity plans. The Telegraph: March 15, 2010: http://www.telegraph.co.uk/finance/economics/7450468/Moodys-fears-social-unrest-as-AAA-states-implement-austerity-plans.html

[2] Angela Balakrishnan, IMF chief issues stark warning on economic crisis. The Guardian: December 18, 2008: http://www.guardian.co.uk/business/2008/dec/16/imf-financial-crisis

[3] BIS, International banking and financial market developments. BIS Quarterly Review: December 2008: page 20

[4] Angela Balakrishnan, IMF chief issues stark warning on economic crisis. The Guardian: December 18, 2008: http://www.guardian.co.uk/business/2008/dec/16/imf-financial-crisis

[5] Military.com, Study: DoD May Act On US Civil Unrest. McClatchy-Tribune Information Services: December 29, 2008: http://www.military.com/news/article/study-dod-may-act-on-us-civil-unrest.html

[6] Ibid.

[7] Jason Burke, Eastern Europe braced for a violent ‘spring of discontent’. The Observer: January 18, 2009: http://www.guardian.co.uk/world/2009/jan/18/eu-riots-vilinius

[8] Philip P. Pan, Economic Crisis Fuels Unrest in E. Europe. The Washington Post: January 26, 2009: http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2009/01/25/AR2009012502516.html

[9] Adrian Michaels, Europe’s winter of discontent. The Telegraph: January 27, 2009: http://www.telegraph.co.uk/comment/personal-view/4363750/Europes-winter-of-discontent.html

[10] Ian Traynor, Governments across Europe tremble as angry people take to the streets. The Guardian: January 31, 2009: http://www.guardian.co.uk/business/2009/jan/31/global-recession-europe-protests

[11] Ben Hall, French workers stage strike in protest at job losses and reforms. The Financial Times: January 29, 2009: http://www.ft.com/cms/s/0/71c25576-eda6-11dd-bd60-0000779fd2ac.html

[12] Roger Boyes, World Agenda: riots in Iceland, Latvia and Bulgaria are a sign of things to come. The Times: January 21, 2009: http://www.timesonline.co.uk/tol/news/world/europe/article5559773.ece

[13] Paul Lewis, Britain faces summer of rage – police. The Guardian: February 23, 2009: http://www.guardian.co.uk/uk/2009/feb/23/police-civil-unrest-recession

[14] Geraint Jones, MI5 Alert On Bank Riots. The Express: March 1, 2009: http://www.express.co.uk/posts/view/86981/MI5-alert-on-bank-riots

[15] Sam Jones, Jenny Percival and Paul Lewis, G20 protests: riot police clash with demonstrators. The Guardian: April 1, 2009: http://www.guardian.co.uk/world/2009/apr/01/g20-summit-protests

[16] Telegraph TV, G20 protests: Rioters loot RBS as demonstrations turn violent. The Telegraph: April 1, 2009: http://www.telegraph.co.uk/finance/financetopics/g20-summit/5089870/G20-protests-Rioters-loot-RBS-as-demonstrations-turn-violent.html

[17] ITN, Police ‘admit contact’ with man killed at G20 protest. In The News: April 6, 2009: http://www.inthenews.co.uk/news/health/crime/death-at-g20-police-silent-on-assault-reports-$1285968.htm

[18] Henry Samuel, Riots across Europe fuelled by economic crisis. The Telegraph: May 1, 2009: http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/europe/5258634/Riots-across-Europe-fuelled-by-economic-crisis.html

[19] Ibid.

[20] David Oakley, et. al., Europe fears rock global markets. The Financial Times: February 4, 2010: http://www.ft.com/cms/s/0/a124518a-11cb-11df-b6e3-00144feab49a.html

[21] Stephen C. Webster, US intel chief: Economic crisis a greater threat than terrorism. Raw Story: February 13, 2009: http://rawstory.com/news/2008/US_intel_chief_Economic_crisis_greater_0213.html

[22] Tom Philpott, MILITARY UPDATE: Official: Financial crisis a bigger security risk than wars. Colorado Springs Gazette: February 1, 2009: http://www.gazette.com/articles/mullen-47273-military-time.html

[23] AFP, WTO chief warns of looming political unrest. AFP: February 7, 2009: http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5gpC1Q4gXJfp6EwMl1rMGrmA_a7ZA

[24] Heather Scoffield, ‘There will be blood’. The Globe and Mail: February 23, 2009: http://www.theglobeandmail.com/report-on-business/article973785.ece

[25] BBC, World Bank warns of social unrest. BBC News: May 24, 2009: http://news.bbc.co.uk/2/hi/business/8066037.stm

[26] Press TV, Economic Crisis: Brzezinski warns of riots in US. Global Research: February 21, 2009: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=12392

[27] John C. Freed, Economic Crisis Raises Fears of Extremism in Western Countries. The New York Times: May 6, 2009: http://www.nytimes.com/2009/05/07/world/europe/07poll.html

[28] WBEZ, Farrakhan Warns Obama of Civil Unrest. Chicago Public Radio: March 1, 2010: http://www.wbez.org/Content.aspx?audioID=40331

[29] Evan Newmark, Mean Street: America’s Coming Civil Unrest? The Wall Street Journal: March 8, 2010: http://blogs.wsj.com/deals/2010/03/08/mean-street-americas-coming-civil-unrest/

[30] DCDC, The DCDC Global Strategic Trends Programme, 2007-2036, 3rd ed. The Ministry of Defence, January 2007: page 1

[31] Ibid, page 3.

[32] Ibid.

[33] Ibid, page 81.

[34] For a look at the co-opting of the French Revolution by elites, see: Andrew Gavin Marshall, Global Power and Global Government: Evolution and Revolution of the Central Banking System. Global Research: July 21, 2009: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=14464; For a look at the relationship between the Russian Revolution and powerful banking and corporate interests in America and Europe, see: Andrew Gavin Marshall, Origins of the American Empire: Revolution, World Wars and World Order. Global Research: July 28, 2009: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=14552

[35] Rev. Martin Luther King, Beyond Vietnam: A Time to Break Silence. Speech delivered by Dr. Martin Luther King, Jr., on April 4, 1967, at a meeting of Clergy and Laity Concerned at Riverside Church in New York City: http://www.hartford-hwp.com/archives/45a/058.html

_______________________________________________________________________________

Andrew Gavin Marshall es investigador asociado de Centre for Research on Globalization (CRG) , y está estudiando Economía Política e Historia en Canadá. Es coeditor, con Michel Chossudovsky, del reciente libro “La Crisis Económica Global: La Gran Depresión del Siglo XXI“, disponible en Globalresearch.ca.

Fuentes

Traducción: DecepcionObama

Original en: Global Research

“Las revoluciones se producen en los callejones sin salida.” – Bertolt Brecht

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: